sábado, 21 de noviembre de 2009

EDUARDO CHILLIDA


En muchas ocasiones nos encontramos con cosas que nos sorprenden, quizá porque no las sabíamos o porque las recordamos vagamente. Este es el caso del siguiente portero, es muy posible que muchos os sorprendais ya que sin ninguna duda es mas recordado por su actividad artística que por sus cualidades como portero.





Eduardo Chillida Juantegui, nacio en Donostia-San Sebastian el 10 de enero de 1924





Otro portero creado en las playas donostiarras, debuto con la Real Sociedad el 27 de septiembre de 1942 en un partido contra Osasuna.
A los 19 años de edad comienza sus estudios para preparar el ingreso a la Escuela Técnica Superior de Arquitectura en la Universidad Politecnica de Madrid, que abandono para jugar al fútbol  No hay mucha gente que se acuerde que Chillida fue portero de futbol. Fue durante la temporada 1942-43, en la que el club donostiarra militaba en Segunda División. Eduardo Chillida era el portero titular del equipo, al tiempo que su padre, Pedro Chillida, presidía el club (lo hizo de 1942 a 1945).
Chillida jugó catorce partidos como titular (todos los de la temporada regular), en los que encajó dieciséis goles. La Real Sociedad consiguió aquel año el ascenso a Primera Division.
Sin embargo, una desgraciada lesión hizo que el prometedor portero tuviera que dejar el fútbol la temporada siguiente. Una fortuita lesión en la rodilla, fruto de un encontronazo con Fernando Sañudo, delantero centro del Real Valladolid, obligó a un joven Eduardo Chillida a colgar los guantes y la camiseta de la Real Sociedad en 1943, y posibilitar así la carrera que le llevó a convertirse en icono del arte mundial. El fútbol perdió unas manos que, por suerte, ganó el arte.


Sus manos no estaban destinadas a frustrar los planes de los delanteros, a pesar de que sus escasos catorce partidos jugados en Primera División fueron un escaparate suficiente para que el Real Madrid le pretendiera.


En una entrevista comentaba: "Yo he tenido muy en mente toda la vida lo que he aprendido del fútbol. La gente se ríe cuando digo esto, pero en el fútbol yo aprendí muchas cosas que he utilizado después en la escultura", explicó Eduardo Chillida, en conversaciones con el cineasta Gonzalo Suárez. "En la portería aprendí cosas nuevas sobre el espacio y el tiempo, porque en ese lugar están actuando, y de qué manera. La portería es la única zona tridimensional del campo. Donde ocurren todos los fenómenos activos del fútbol es en el área y en la portería".
Su inteligencia también la puso al servicio del fútbol. "Hubo un momento en el que intenté todavía, después de cinco operaciones, volver a jugar, poco a poco. Entonces ya no tenía la posibilidad de moverme con la velocidad que me movía antes ni de usar una pierna al mismo nivel que la otra. Por eso, cuando me tenían que tirar un penalti en los entrenamientos con Benito Díaz, que es el que me cogió a mí para la Real, me colocaba, no en el centro de la portería, sino un poco más a la derecha. Ellos debían pensar que estaba tan nervioso que me estaba colocando mal. Yo les dejaba tirar y sabía que lo iba a tirar por la izquierda, y paraba muchos penaltis".



Su recuerdo, sin embargo, permaneció en los aficionados. Cuando Pilar Belzunce hacía un encargo en una tienda en Donostia y decía que era la señora de Chillida, cuando ya era un artista de fama mundial, los dependientes le comentaban:
-¡Qué gran portero! ¡Qué lejos hubiera llegado!
Este genial portero y artista desgraciadamente nos dejo el 19 de agosto de 2002, sus obras perduraran siempre.


EQUIPOS
  • Real Sociedad de San Sebastian, 1942/1943

Fuente: Diario de noticias de Donostia y http://www.wikipedia.es/
Foto: http://www.google.es/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada