viernes, 24 de junio de 2011

JOSÉ ALBERTO GARMENDIA MARTÍNEZ

¡Ay, si la pelota tuviera memoria y pudiera hablar! Narrar la cantidad de manos que las han detenido o despejado. ¿Quizá podríamos saber muchas más cosas que desconocemos de esos cancerberos olvidados?

Tengo grabado en la retina imágenes, la foto fija del final de un movimiento, solamente un fotograma de la película, la máxima expresión de una estirada con la plasticidad que el momento merece, como suspendida en el aire ¡siempre ahí! en el momento que el guante toca el balón y lo despeja irremediablemente fuera del marco. ¡Ahí, la imagen suspendida en el aire! He visto muchas paradas de esas, pero solo alguna me quedo marcada que otra.

¡Hay si los balones pudieran contarnos sus aventuras!  Esos porteros que no hemos conocido. Ellos seguramente si los recordarían, con esas manos que los han detenido en su camino hacia la gloria; la portería. Porque nada es más humillante que ser detenido por un guardameta cuando ya se canta el gol en la grada, nada es más humillante, ya que su cometido es acabar dentro de la portería, en el fondo de las redes.

Con las manos desnudas, guantes de lana, cuero o látex esas imágenes siguen ahí, fijas e inamovibles. Indudablemente los materiales y el entrenamiento ha cambiado mucho, pero la esencia del guardameta sigue siendo la misma: detener todos los balones que llegan a sus dominios.

José Alberto Garmendia Martínez, nació en Zarautz (Gipuzkoa) el 30 de octubre de 1956.

Aunque Donostiarra de nacimiento es criado en la cantera del CD Alavés, llega  a la primera plantilla en 1977 donde tiene que bregar duro ya que se encontraría con otros grandes metas vascos: Basauri , Cendoya y un incipiente Andoni Zubizarreta del que ya se hablaban maravillas. Con este panorama le cuesta mucho hacerse un hueco en la titularidad del equipo. Un conjunto el del Alavés, donde, entre otros están: Jorge Valdano, Juan Señor, Morgado… siendo el entrenador Txutxi Aranguren. Permanecería hasta la temporada 1981/82, pera fichar por la UD Salamanca la temporada siguiente. Le ocurre tres cuartos de lo mismo; la competencia es brutal ya que esta como titular el fabuloso D´Alessandro y un emergente Ángel Lozano, así las cosas no consigue debutar en el equipo y decide otra vez cambiar de aires, esta vez al Albacete Balompié, donde esta vez sí que juega y consigue con el equipo el ascenso a Segunda División.

No acabaría aquí su periplo viajero ya que también recalaría en Huelva para reforzar la meta albiazul. De nuevo se hace con la titularidad del equipo entrenado por Víctor Esparrago. Tras seis temporadas en el conjunto de Huelva. Su última temporada la comienza lesionado. Los altibajos de rendimiento a causa de un equipo que desciende a segunda B, le hacen perder y coger la titularidad constantemente, aunque al final jugaría 24 partidos consecutivos.

Colgaría las botas y guantes en 1998, dando paso a su carrera como técnico, volviendo al Alavés de la mano de Mane. El equipo vitoriano logra sus mayores éxitos; el ascenso a Primera y la final de la Copa de la UEFA que pierden contra el Liverpool en aquel partido vibrante y con cantidad de opciones y goles para ambos equipos. Son diez años los que se asentó en Vitoria haciendo, tanto de entrenador de porteros como de segundo técnico del equipo. A pesar de todo no es renovado y firma por el Rayo Vallecano donde estuvo hasta la temporada pasada, de la próxima poco sabemos…

EQUIPOS

  • Alaves, 1977/82
  • UD Salamanca, 1982,83
  • Albacete, 1983/86
  • Recreativo de Huelva, 1986/90
  • De 1990 a 1998 ¿?

Fuente: http://cosassobrefutbol.blogspot.com  y www.bdfutbol.com
Fotos: www.google.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada