miércoles, 13 de julio de 2011

AVELINO MARDONES LLORENTE

Hay muchas fotos de rostro anónimos almacenados en los recovecos de mi memoria, imperecederos, que nadie sabe decirme ni darme razón a cierta ciencia quienes pueden ser, ya que son fotos más bien lejanas o borrosas e incluso de espaldas… difícilmente reconocibles. Si que reconozco casi siempre a los equipos, aunque pocas veces llevan escudo y ni mucho menos publicidad. Se les reconoce por pequeños detalles, unas medias, las rallas en las camisetas, e incluso por los campos o sus cartelones en la vallas a modo publicitario... Mas que reconocer se intuye, ya que las fotos -como digo- son viejas, o sea, en blanco y negro, tirando ya a sepia. Además, los cronistas de la época que pudieran darme alguna pista, desgraciadamente ya han desaparecido, en su mayoría.

Todo esto que relato lo encuentro en revistas y libros más o menos descatalogados, en sus páginas amarillentas y ajadas por el paso del tiempo, de lo que no puedes dilucidar gran cosa, ya que lo único que se narra en los pies de pagina son las acciones concretas, una estirada, un despeje, etc.
En el caso del portero que nos compete esta vez, la situación ha sido diferente y la mayor parte de la información, aparece en internet. Y aunque poca… menos es nada.

De este guardameta no puedo precisar –ya que lo ignoro- el día de su nacimiento, pero dada la época vamos a suponer que fuese un año antes del hermano que le precede –esta sí que la se-.

Avelino Mardones Llorente, nació en Vitoria-Gasteiz (Álava) hacia 1910.

De una saga de cuatro hermanos Mardones que jugaron en el Deportivo Alavés, de los que Avelino era el mayor. Nacieron en la Calle Zapatería del casco viejo de Vitoria-Gasteiz y el por supuesto fue portero. Compaginaba su gran pasión, el fútbol, con su trabajo; curiosamente, era taxista de profesión. Eran tantos los hermanos que detrás de su apellido siempre llevaban la coletilla de un numero, Avelino –sin saber la razón- pese a ser el mayor de todos ellos era Mardones II. El honor de llevar el I lo tuvo su hermano José o Pepe Mardones, quizá por ser el más afamado de los cuatro ya que incluso llego a jugar en el Real Madrid, e incluso estuvo seleccionado por el conjunto nacional, pero no pudo asistir al encontrarse lesionado. Julián Mardones (Mardonillos) poseyó el III y Tomás el IV.


Avelino Mardones, militó en el Alavés de 1930 a 1933, coincidiendo con el equipo en Primera División. En las tres temporadas en las que perteneció a la disciplina albiazul solo jugaría un partido; con infausto recuerdo. Fue el 29 de enero de 1933, se enfrentaban contra el Racing de Santander y termino con la mayor goleada recibida por el conjunto vitoriano en Primera División, nada menos que nueve tantos a cero. No volvió a jugar y abandono el Alavés. Pero lo que son las cosas, en la temporada de 1939/40 volvió a vestir la camisola albiazul una temporada más.

Poco más puedo contar sobre Avelino exceptuando que jugó toda su carrera en el Alavés, aunque quizá también lo hiciera en el Mirandés, ya que eran muchos los jugadores que se intercambiaban los dos conjuntos, alguno de sus hermanos también lo hizo.

A pesar de ser el mayor de los hermanos Mardones, también fue el más longevo ya que falleció el 26 de octubre de 1997, cuando sus hermanos lo habían hecho ya.
A pesar de la escasa información –nula diría yo- existente sobre este cancerbero alavés, quería hacer mención sobre él,  ya que de los porteros vascos que menos datos tengo suele ser de los alaveses y no quería dejar pasar la oportunidad de incluirlo en esta saga.

Agradecimiento especial a José Luis Gracianteparaluceta y a la página www.glorioso .net que es de donde he sacado la mayoría de la información.

EQUIPOS

  • Deportivo Alaves, 1930 a 1933 y 1939/40
Fuente y fotos: www.glorioso.net y www.bdfutbol.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada