martes, 14 de junio de 2011

SABINO ZUBELDÍA CARRIL

Por muchas vueltas que le dé al asunto, es impagable la aceptación que está teniendo este blog sobre los porteros vascos que son reconocidos a simple vista y los que no lo son tanto. Cromos olvidados de dudosa memoria, en la que insisto e indago para desentrañar su historia. Foros de equipos, revistas antiguas y un largo etc. que sería difícil contaros sin llegar a aburriros.

Los porteros, los conocidos y los suplentes, algunos de esos guardametas que pasaron sin pena ni gloria por algunos equipos injustamente abandonados en el cajón del olvido. La memoria no siempre es justa con todo el mundo y es más fácil desentenderse y dejarlo estar, que indagar a ver qué es lo que sale a flote. Seguramente parte de la información que acarreo no sea del todo fiable, pero, si esas cuatro líneas sirven para que su memoria perdure, bienvenidas sean.

Son muchos, muchos no, muchísimos, los guardametas que habiendo jugado en grandes equipos al ser desbancados por otros, estos pasan a un segundo plano y luego al más humillante olvido. ¡Pues, sigo empeñado en sacarlos a la luz! Máxime cuando este trabajo al final da sus frutos y aparece en radio y prensa, de lo cual me siento muy honrado y orgulloso. No me queda más que daros las gracias a todos los que me apoyáis en esta aventura y sobre todo hacéis posible que este trabajo salga a la luz.

De este guardameta –entre otras cosas- os puedo contar que jugó en el Zaragoza con: Amorrortu, Radomir Antic, el portero Irazusta –también tiene su aparte en el blog- , Casuco, Víctor Muñoz, Oñaederra y el gran Jorge Valdano –entre otros-.

Sabino Zubeldia Carril, nació en Donostia (Gipuzkoa) el 14 de abril de 1955.

De sus inicios –a no ser que alguien me ayude- poco puedo contaros salvo que como buen portero guipuzcoano trabajaría bastante en las playas donostiarras.
Debuto en Primera División en la temporada de 1980/81 con el Real Zaragoza, disputando 12 encuentros, con los futbolistas mencionados anteriormente. Justo al año siguiente calentaría banqueta y permanecería inédito con el equipo “maño”. No resignándose a la suplencia y tras un corto espacio de un año en el Palencia emigra a las Islas Baleares para incorporarse a la disciplina del Real Mallorca, con el que descendería a Segunda División e su segundo año, disputando tan solo 16 partidos en la 1983/84. Su epopeya no termina aquí ya que ficharía a posteriori por el Real Oviedo para jugar tres campañas en Segunda y a partir de 1988 con el ascenso en la máxima categoría del futbol estatal, la Primera División. Con el Oviedo alcanzo las metas y los partidos que andaba buscando jugando en su primera campaña 38 encuentros. Dejo el Oviedo en la temporada de 1991/92 en la que paso a ser suplente de Viti. Tras quince años dejaría su Oviedo tras pasar como directivo por la entidad carballona. Siete años como guardameta y otros 11 como empleado completan el curriculum oviedista de Zubeldia.
De su dilatada historia dentro del Real Oviedo, Zubeldia sólo quiere acordarse "de lo bueno" y recuerda con mucho cariño tanto el ascenso a Primera División en aquel inolvidable play-off contra el Mallorca como los posteriores años en la máxima categoría y la eliminatoria de Copa de la UEFA frente al Génova. José Luis Romero, Antonio Ruiz, José Carrete, Vicente Miera y Javier Irureta fueron sus entrenadores y, cuando colgó las botas, Prieto le reclutó de inmediato para su organigrama directivo, en donde ha permanecido en diferentes cargos 11 años.

EQUIPOS
  • Zaragoza, 1980/82
  • Palencia, 1982/83
  • Mallorca, 1983/85
  • Oviedo, 1985/92


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada