lunes, 24 de octubre de 2011

JOSÉ (PEPE) ALONSO

Haciendo gala de mi habitual fama de salteador de caminos a otras web, esta vez a cara descubierta ya que nos conocemos de alguna colaboración mutua en otras ocasiones. Los personajes dicen que son posteriores a las personas y para que alcancen esa categoría es necesario que alguien cuente su historia, si no, quedan relegadas en lo más profundo del cajón del olvido, únicamente serán recordados como héroes por sus familiares y amigos más cercanos. En eso estamos unos pocos locos enamorados de la portería y entre ellos el fenomenal blog de este sestaoarra que desde hace tiempo se encarga de recopilar anécdotas y sucedidos del Sestao de siempre http://sestao.wordpress.com para sacar a la luz estas pequeñas anécdotas y leyendas que entre unos y otros logramos recopilar para disfrute vuestro y nuestro.
 Gracias a ello os traigo la historia de otro “héroe” de los campos de fútbol. Casi a la edad de 64 años nuestro cancerbero protagonista de hoy se proclamo campeón por segundo año consecutivo de la carrera pedestre de San Miguel, prueba atlética que anualmente organizaba el Club deportivo Iberia en Sestao. Esto corroboraba a pesar de su edad el estado de forma en el que se encontraba.

Jose Alonso, conocido cariñosamente como “Tio Pepe”, nació el 22 de octubre de 1909 en la “portalada” un barrio de Sestao, más conocido por “Vista Alegre”.

En el boletín informativo del Sestao Sport de la temporada 1973/74, donde se hacían eco de la noticia de la victoria  y el mismo nos contaba su historia:

“Habia entonces muchos equipos donde elegir pues estaban federados ocho equipos del pueblo (Sestao): S. Adelante, Español, Kaiku, Rivas, San Pedro, Chavarri, Racing y Sestao.
Como acudia al Patronato a diario y allí organizo un torneo el Padre Eguia me enrole en el Rivas cuando tenía 17 años. Al año siguiente pase al Sestao y con 18 años sin cumplir fuy suplente de Antonio al que apodábamos cariñosamente “Cuatro Pelos”.
Al marchar este al A. Madrid pasé a ser titular y desde entonces mi vida deportiva transcurrió en el Sestao por espacio de nueve temporadas. En el 34 bajamos de la Serie A siendo Lasesarre el campo “fatídico” donde perdimos la categoría. En ese encuentro 2jugando a cara de perro” nos bastaba empatar para clasificarnos y ellos necesitaban ganar para salvarse. Recuerdo que faltaban 8 minutos cuando ocurrió la “catástrofe”… Salte a recoger un centro y de repente me vi dentro de la portería con el balón aferrado a mis manos y rodeado de cuatro baracaldeses que me habían empujado descaradamente… en aquello tiempos “valía todo”.
En el 35 realizamos una gran campaña y volvimos a subir. Como no había ascenso automático, precisamos jugar contra el Erandio, último de la Serie A, ganándole los dos partidos.
Nuestro presidente Ventura López quiso hacerme “profesional” ofreciéndome cuarenta duros al mes. Intervino mi padre en aquella conversación y me obligo a no aceptar aquella oferta que para mí era muy “tentadora”, prosiguiendo como estaba.
A raíz de esta oferta tuve otra del Logroñés (los riojanos me ofrecieron 3.000 pesetas de ficha y 350 mensuales) que también desestime, pensando que era más interesante conservar mi puesto de trabajo, a la sazón muy difícil de conseguir.
Cuando llegue al Sestao, militaban en sus filas los “veteranos” Olano, Susilla, Antonio, Revuelta, Arana… de los que aprendí a saber que era “compañerismo”… una asignatura que dominaban a la perfección.
La anécdota que recuerdo con más nostalgia fue la abultada derrota que padecimos en San Mames. Participábamos en el Campeonato de Vizcaya y era el glorioso A. Bilbao el autentico “coco” del grupo. Hasta aquel día había sido Aramburu el portero titular del equipo verdinegro. Este era un cancerbero que procedía del Basconia y por el había pagado el Sestao unas 1.000 pesetas (unos días después el Santander le ofertó 5.000 y el Sestao se negó a darle la libertad).
No se si por estas circunstancias Aramburu salía de titular hasta que llegio la fecha de enfrentarnos a los “Leones” en la “Catedral. Ese día debuté, no recuerdo porque razón, ante este cuadro bilbaíno: Blasco - Castellanos, Urquizu – Roberto, Muguerza, Zubieta – Lafuente, Iraragorri, Unamuno, Chirri y Gorostiza.
“Solo” me marcaron ocho goles, uno de ellos lo hizo Goros de penalti (por cierto me alegro de no haber detenido aquel balón que me paso rozando, dándome la sensación  de ser un obus… ¡qué trallazo!
Un periódico deportivo que se titulaba “El Excelsior” había publicado un día antes del encuentro que “contra el Sestao se podía apostar a que a los cinco minutos el Athletic conseguía el primer gol y que Iraragorri haría el segundo a los ocho minutos… A pesar de la goleada , el primer gol no se produjo hasta el minuto veintiocho y el mismo periódico titulaba al día siguiente: “El mejor del campo… el portero sestaoarra Alonso”.
Gracias a aquella actuación pude firmar al año siguiente por el A. Bilbao pero no me sedujo la idea de ser “el eterno suplente” de Blasco al que ya admiraba cuando él jugaba en el Chavarri de Sestao.
Diez años seguidos dan lugar a muchas alineaciones pero creo que fue la que sigue, la más habitual en las filas sestaoarras: Alonso, Urbano, Luis, Egusquiza, Beguiristain, Pilirabacol, Rejon, Elices I, Doro y Elices II.
Seis hombres de los nombrados firmaron posteriormente con el A. Bilbao (Urbano, Beriguistain, Doro y Elices II), Betis (Rejón) y Oviedo (Rabachol)”.

Luego aquí se corta y su autor Patxo da las gracias a Pepe Alonso.
Quiero agradecer la historia y las fotografías al blog: "SESTAO EN EL RECUERDO" http://sestao.wordpress.com/jose-alonso-un-portero-de-100-anos/

Falleció con algo más de 100 años en Sestao, donde le hicieron un merecido homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada