jueves, 4 de febrero de 2010

JOSE MARIA COBO

No siempre se encuentra lo que se busca, pero he de reconocer que en esta ocasión mis plegarias han sido escuchadas y partiendo de un nombre (encontrado por casualidad en un articulo sobre el Sporting de Gijon), he podido recopilar mucha mas información de la que yo podía desear en una entrevista concedida a un diario deportivo, al que desde aquí quiero felicitar sinceramente, ya que posee una increíble hemeroteca (ya podían aprenderlos demás) y no es otro que El Mundo Deportivo, de verdad que es impresionante.
Este es otro de los guardametas vascos que jugaron en el Sporting de Gijon, además de en otros equipos. La carrera deportiva de este portero se fraguo en los juveniles del Indautxu.

Jose Maria Cobo, nació en Somorrostro (Bizkaia) el 18 de Abril de 1938

Empezó a parar balones a los pocos años. Cuando tenia 18 años -la edad reglamentaria de aquella época- paso al primer equipo indautxutarra, en Segunda División. Un año mas tarde paso al Sevilla C.F., ya en primera, para jugar allí cinco temporadas y merecer la llamada del seleccionador para el equipo B de España. Otra temporada anduvo en el Mallorca y dos en el Sporting de Gijon, para terminar en el Pontevedra. Equipo en el obtuvo un record que hoy en día creo que ningún portero ha podido batir: Jugar mas de ochenta partidos seguidos cubriendo la portería (no he podido enterarme hasta donde llego), sin ninguna expulsión o lesión, ni una racha de baja forma que le relegara a la banqueta. Esto supone un total de tres temporadas completas. Portero coetáneo del gran Iribar, Betancort y Sadurni. También en una entrevista concedida al diario referido anteriormente (de donde he sacado parte de este articulo) reconocía haber tenido malas tardes, como, cuando jugando con el Sevilla, el Real Madrid en Chamartin le metió ocho goles como ocho soles -decía el- eso si tenia delante a los jugadores mas goleadores de todo el fútbol mundial, los Kopa, Rial, Puskas, Gento y como no Di Stefano.


Por otra parte portero internacional, de excelente forma física, resistencia, valentía y sobre todo una gran regularidad le colocaron como uno de los mejores cancerberos de la época.

Esperemos (no se nada mas de el) este disfrutando de una merecida jubilación, ya que después de abandonar la carrera como futbolista se dedico al mundo de la construccion en Pontevedra y luego después acabo en Bilbao ayudando en los negocios familiares.


Lamentablemente, nuevas informaciones me dicen que falleció en 1992.

Fuente : Hemeroteca digital de El Mundo Deportivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada