martes, 15 de julio de 2014

ANTONIO RODRÍGUEZ GARRIDO (ANTOLÍN)

El azar en el mundo de la investigación muchas veces también cuenta ¡Y mucho!

Encuentras por casualidad un artículo en un blog, sigues el hilo y al final el resultado aunque costoso es mucho mayor que el esperado y se convierte en una maravillosa historia. Eso es lo que me ha pasado con este gran guardameta. En el blog en cuestión, aunque es un artículo muy bueno y tiene información sobre él, no era lo suficientemente completo para hacer una buena biografía, sin que está se quedara un poco huérfana. Para dar constancia de su existencia me era más que suficiente, pero para poco  más. En el post en cuestión deje una pregunta sobre su nombre y año de nacimiento y no fue el autor precisamente sino su nieto el que me escribe al correo electrónico proporcionándome información que jamás soñé en encontrar. ¡Bendito internet! Por cierto, el blog en cuestión que trata sobre anécdotas y efemérides de Portugalete y que os aconsejo visitar se llama: http://monografiashistoricasdeportugalete.blogspot.com.es/

La interacción en este tipo de publicaciones es muchas veces la que nos hace crecer y conocer a tantísima gente dispuesta a ayudar en todo lo posible. La ligazón de unos mail con otros que le enviaron a él han servido para que pueda crear estas páginas y le dé al menos un merecidísimo reconocimiento, que por lo que puedo entresacar se le ha negado durante mucho tiempo.

Muy agradecido a su nieto y sus contactos que han posibilitado desentrañar un poquito esta liada madeja.

ANTONIO RODRÍGUEZ GARRIDO (ANTOLÍN), nació el  25 de marzo de 1912 en Portugalete (Bizkaia).

Según palabras del propio Antolín el diario de la época EXCELSIOR, empezó a jugar al fútbol en algún club de Portugalete que vestía de azul (…), pero su vida deportiva verdaderamente comienza cuando ficha por el Portugalete, ya que en los anteriores equipos que militó eran de aficionados y sin federar.


En el Portugalete empezaría a destacar como guardameta y allí pasó varias temporadas, las vueltas del deporte dieron con sus huesos en el Somorrostro, por mediación de unos amigos firmó por dicho club donde jugó muy a gusto, alternando la portería con el puesto de delantero centro y de donde nos deja una anécdota muy curiosa. Antolín en el momento de esta entrevista contaba con 22 años y ni por asomo podía imaginar las vueltas que le daría la vida.


Cierta vez jugando con el Somorrostro contra el Zalla el primer partido lo hizo de delantero y el segundo de portero, así que en el partido de vuelta los que le habían visto ya jugar de delantero le delataron:

“Salimos al campo y los chavales “hinchas” del equipo Zallatarra gritaban: “Chútale a ese, que es delantero centro y no para nada”, pero al final del partido ganamos nosotros 1-0, y como ves, no me marcaron ningún tanto”.


De aquí y debido a su magnífica progresión fichó por el Sestao, donde jugaría algún partido destacado en el campeonato amateur y donde el equipo “Sestaoarra” estuvo a punto de quedar campeón. Por alguna causa o peripecia que desconozco Antolín volvió al Portugalete con sus antiguos compañeros, pero los tiempos eran duros para el portugalujo y tenía que llevar alguna peseta a casa, así que acabaría fichando por uno de los equipos más fuertes económicamente de la época, el Barakaldo, donde llegaría en calidad de suplente. Alcanzó la titularidad por enfermedad del portero principal. Salió a sustituirle en un partido de la Copa Vasca contra el Osasuna y lo hizo magistralmente, tanto que nadie consiguió moverle de la titularidad. En aquel momento su nombre sonó fuerte para varios equipos, el Murcia y el Oviedo fueron alguno de ellos.
Es una verdadera pena que este guardameta portugalujo haya pasado desapercibido hasta el momento, ya que en las postrimerías de la Guerra Civil Antolín se marcho a Valencia donde ficharía por el equipo del Turia. En aquella época tan difícil las competiciones oficiales se aparcaron  y se creó durante la Guerra “La Copa de la España Libre – Trofeo Presidente de la Republica”. Un torneo amistoso organizado en 1937 por Josep Rodríguez presidente del Valencia FC en plena contienda. Se jugaba en zona republicana y en él participaron equipos de Valencia y Cataluña. La final se disputo entre el Levante FC y el Valencia FC, proclamándose campeón el primero por 1-0. Pese a todo, el diario “El Mundo Deportivo” destacaría la meritoria labor de Antolín para llegar al final del encuentro con solo un gol de desventaja.


Al finalizar la Guerra Franco declaro nulas todos los títulos y aunque en 2009 se ha querido reivindicar los títulos conseguidos en aquella época se desestimo por la RFEF.

Un poco más de historia.
En el año 37 se preparo una competición entre equipos valencianos y catalanes para poder seguir jugando al fútbol mientras la Liga Española estuviera interrumpida a causa de la Guerra Civil. Esta competición se llamó “Liga del Mediterráneo”. Participaron en ella ocho equipos: Valencia, Levante, Gimnástico, Castellón, Barcelona, Español, Granollers y Girona. Este otro campeonato lo ganaría el Barcelona con 20 puntos siendo el equipo de Antolín el Valencia cuarto.


Antolín llegó a Valencia en junio del 36, pocas semanas antes del estallido de la Guerra. La razón principal era que el Valencia y los equipos valencianos solían fichar jugadores vascos para integrarlos en sus filas. En aquella época andaban a falta de un portero y como Antolín era uno de los punteros del Barakaldo (que había sido campeón de Bizkaia) pidieron la cesión del guardameta portugalujo. El capitán del Valencia era también hermano de un jugador del Barakaldo y seguro que dio buenas referencias a cerca del meta. Antolín llegaría a Valencia únicamente para jugar una temporada, pero se quedo varios años -seguro que la contienda tuvo mucho que ver-. Fue subcampeón de la “Copa de La Republica” y campeón del “Súper Regional de Valencia y Murcia” en el otoño de 1936 (las que la Federación se niega a reconocer). Jugó prácticamente todos los partidos de aquellos difíciles años.

Una vez acabada la guerra, en 1940 volvería a casa para continuar jugando  en el Barakaldo, pero como ya se habían instaurado los derechos de retención no pudo abandonar el club fabril, pese a pasar todos los apuros de la post-guerra ningún equipo de campanillas interesado por él logro su contratación.

Antolín pese a estar en una situación económica precaria era un tipo con un humor envidiable y un carácter abierto y bromista y estuvo hasta el final de sus días con una fortaleza física y una altura considerable. Siempre que podía ayudaba a los pescadores a organizar los palangres.

Una historia como veis digna de una película, porque otra de las razones de que Antolín hasta ahora se haya encontrado casi en el anonimato se debe -por lo que me cuentan- a que el mismo Valencia se niega a reconocer como jugadores del club a aquellos que jugaron en sus filas durante la Guerra.

Poco después de contactar con su nieto encontré unas fotografías de equipo de Antolín en el Barakaldo en el libro: BARAKALDO C.F. 75 años de fútbol 1017-1992.

Antolín falleció en 1984.

EQUIPOS (Me fallan las fechas exactas

 Portugalete

·         Somorrostro
·         Portugalete
·         Barakaldo 1936
·         Valencia 1936/40
·         Baracaldo 1940/¿?


Fuentes: Periódico EXCELSIOR, su nieto y http://monografiashistoricasdeportugalete.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada