jueves, 12 de septiembre de 2013

MARIANO MARTÍN GUERRERO

Pasmado como un conejo al que de noche le dan las largas de los faros de un coche, me he quedado al revisar mis notas sobre los porteros del País Vasco y encontrarme de bruces en la fabulosa pagina “YO JUGUE EN ELCELTA” con la historia del siguiente guardameta. Cuando parecía que no habría manera de encontrar ninguna información que resaltar sobre la temática de esta bitácora, me encuentro en la no menos magnifica pagina BDFUTBOL, en el apartado de jugadores del Indautxu, con este personaje, con el que buceando por el entramado tecnológico me hizo llegar a la mencionada pagina de aficionados al Celta de Vigo. Por supuesto es de agradecer el trabajo de estas web que se encargan de dar notoriedad a sus ex jugadores y no escatiman en su actualización.

De nuevo me coloco el antifaz de asaltador de caminos (¿Y van…? y “hurto” su magnífico trabajo para ofrecéroslo a los seguidores de este blog. Por supuesto, quiero ante todo pedirles escusas por tamaño asalto y darles las gracias por su esforzado y estupendo trabajo.

Sin más dilación pasamos a dejar constancia del personaje que nos ocupa, copiando íntegramente lo que aparece sobre el.

MARIANO MARTÍN GUERRERO, nació en Deusto (Bizkaia) el 8 de diciembre de 1938.

La portería del Real Club Celta durante la larga década de los años 60 en segunda división, estuvo defendida casi en exclusividad, por el guardameta vasco Ibarreche (Tiene su aparte en el blog). Fueron muchos los porteros suplentes que pasaron por la entidad viguesa, pero siempre a la sombra de José Ramón Ibarreche, algunos jugando muy poco, y otros que ni siquiera llegaron a debutar en competición oficial eclipsados por el arquero de San Salvador del Valle.


En el verano de 1966, tras no renovar el entrenador Rafa por el Celta, se consigue traer a César, ex futbolista y goleador del FC Barcelona quien se haría cargo del vestuario céltico para la temporada 1966-67. Una vez contratado el entrenador, el equipo comenzó a reforzarse con varios hombres, y entre ellos se hallaba el guardameta Martín, que fue utilizado como moneda de cambio por su equipo, el Pontevedra C.F. , que se hizo con los servicios del joven arquero del Celta, José Luis Davila Comesaña "Lucho".  

No sería fácil el papel de Martín en el conjunto vigués, pues ya se anunciaba en los diferentes medios de comunicación que venía para ser el portero suplente de un equipo que contaba con un excelente guardameta, su paisano Ibarreche. El Celta afrontaría la campaña 1966-67 con poca ilusión, pues ya sería el octavo año consecutivo en la Segunda División española, y ya parecía casi imposible el retorno a la máxima categoría.

Lo cierto es que el Celta rozó los puestos de ascenso. Quedó como tercer clasificado por detrás de la Real Sociedad y Sporting de Gijón, sin ninguna posibilidad de entrar siquiera en los puestos de promoción de ascenso. Fue una campaña con pocos síntomas de mejora con respecto a las anteriores, más de lo mismo.
Como se esperaba, Martín apenas contó para el técnico César, pero al menos conseguiría defender el marco celeste en seis encuentros de liga.

Debutó en la liga el 27 de noviembre de 1966 en Balaidos en una victoria frente al Racing de Santander (4-2), al sustituir a Ibarreche, lesionado con un tirón en una pierna. El guardameta titular del Celta había salido al campo ya en malas condiciones.

El Celta hizo un partido excepcional en el que destacó todo el conjunto y no un jugador individual como destacan las crónicas de la época. Martín encajó los dos tantos del celta, pero el resultado no hizo honores al gran juego del equipo vigués.

Mariano Martin disputó el 23 de Abril de 1967 el que iba a ser su último encuentro con el Real club Celta. En la última jornada del campeonato de liga 1966-67, el conjunto olívico se enfrentó al Real Oviedo en Balaidos, en la despedida del año futbolístico, pero la despedida no fue nada festiva. El Real Oviedo, cuarto clasificado, se llevaba los puntos del estadio de orillas del Lagares, y el guardameta vizcaíno Martín, veía perforada su portería en dos ocasiones, y las crónicas de la época no hablan muy bien de su actuación en aquel partido. Victoria incontestable del club carbayón (0-2).

Sus números en el Celta se resumen en 6 partidos disputados, en los que encajó también seis goles.
Finalizada la temporada oficialmente, Martín abandonaría la disciplina celeste. No tuvo un paso muy destacado, pero en principio ya se sabía que el arquero había llegado al Celta para ser el recambio del vasco Ibarreche, el titular indiscutible del marco céltico.

Al año siguiente de dejar el Celta jugó en el Langreo, también en la segunda división Española. Su trayectoria deportiva le hizo pasar por los siguientes equipos: Erandio, Xerez C.D., S.D. Indauchu, Pontevedra, R.C.Celta, U.P. Langreo y Sestao.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada