miércoles, 22 de febrero de 2012

CARMELO GARCÍA DE ITURROSPE

Si no diera las gracias a toda la gente que me echa una mano en la recopilación de guardametas vascos para esta bitácora, sería más falso que un billete de 100 Mortadelos o uno del Monopoly, que para el caso vale lo mismo. Por esa razón, en este caso quiero agradecer al blog “Sestao en el recuerdo” y a su alimentador la información de este ultimo y de todos los que anteriormente he podido sacar del baúl de los recuerdos gracias a ellos. Si bien es cierto que en un principio la información proviene de recortes de prensa, luego se encargan de cumplimentármela con aportaciones personales, tanto el creador de la pagina como lectores que se prestan incluso a mandarme fotografías personales con los interfectos.

El “vox populi” a veces tiene mucha más memoria que las hemerotecas que se precien. Y eso que yo no me puedo quejar, ya que también saco una cantidad ingente de noticias en ellas de esos porteros relegados al olvido.

Por otra parte esta entradilla me da pie a rellenar el post algo más de lo habitual ya que si no iba a ser más escueto que las instrucciones de uso de una escoba. Por lo tanto quedaría bastante pobre… creo yo. Por otra parte también me da un poco miedo de que cuando veáis tantas letras juntas, los menos ávidos y voraces de lectura os echéis para atrás y dejéis de leer de inmediato.


Bueno, de cobardes nada se ha escrito, aunque también es cierto como dice la sabiduría popular que; de valientes el cementerio está lleno. Creo que estoy empezando a divagar lo cual tampoco es bueno, así que sin más dilación pasamos  al portero de hoy, que últimamente os tengo dejados de la mano de Dios.

Carmelo García de Iturrospe nació en Sestao en 1943, del mes y el día no quiero (como en el Quijote de Cervantes) acordarme. Nació el 30 de agosto de 1943.

Cuando era juvenil (según reza en el recorte) el Sestao lo desecho por que era corto de talla. Con posterioridad llegaría a medir 1,82 metros, altura nada despreciable por entonces para un guardameta. Ya se sabe, unos crecen y desarrollan antes que otros (creo que Iker Casillas anda por ahí). Bueno, no le quiso el Sestao, pero tampoco el Baracaldo, que después de tenerlo por espacio de dos años lo cedió al Arratia, que tampoco se quedo con él, y el Somorrostro por fin le dio la carta de libertad.


Con el Baracaldo fue campeón de Vizcaya de juveniles en 1959. Era ferviente admirador de su tocayo Carmelo Cedrun (también tiene su aparte en el blog), que por aquel entonces acababa de dejar el Athletic de Bilbao  para fichar por el Español y dejar paso a un  jovencito Iribar (¿Cómo no iba a tener al txopo?). Pero Carmelo prefería a Carmelo, según él… “era más portero”.

Paso de regional a jugar en el Santurce. Sus notables actuaciones no pasaron desapercibidas por equipos de la talla de: Betis, Pontevedra, Español y Elche que estaban deseando ficharle. Carmelo vio al Elche mejor posicionado y le pidió la friolera de un millón de pesetas de la época. Mientras esperaba el órdago que les echo a los ilicitanos, él seguía trabajando como administrativo en una compañía de seguros. En realidad la propuesta hecha por él al intermediario del Elche era de medio millón al año por dos temporadas. Por lo que sé, al Elche tanto dinero se le hacía muy cuesta arriba y acabo jugando en el Pontevedra en la temporada 1964/65. Del montante del fichaje no hay datos, pero él, dejo los seguros por la portería pontevedresa. En el equipo gallego fue suplente de José María Cobo (también aparece en el blog) y estuvo a las ordenes de Héctor Rial.

Lamentablemente aunque la historia os este apasionando, aquí termina de golpe y porrazo ante la escasez de datos. El resto de la noticia la leéis en el recorte, que ya estoy cansado de escribir. Solo me queda esperar que algún alma caritativa se apiade de mí y me ofrezca por este o cualquier otro medio a los que estoy inscrito, la información que me falta para ilustrar esta entrada, bien sean fotos o diversos datos.

Mis plegarias han sido escuchadas y he podido contactar con Carmelo y de primera mano me amplia la información.
Contenido del mail enviado tal y como lo escribe Carmelo: "Hola Mario, contestando a tu petición, te diré que nací en Sestao, el 30-8-1943 y por completar un poco el historial, te cuento que fuí al Pontevedra desde el Santurce (3ª) a mediados de la temporada 64/65 estando en 2ª y con Marcel Domingo de entrenador. Permanecí en el Pontevedra las tres temporadas siguientes en 1ª, con los siguientes entrenadores, Juanito Ochoa, J.L. Molinuevo y Hector Rial. No llegué a debutar en 1ª, porque estaba Cobo, que hizo unas temporadas magníficas y no se lesionó nunca; además no había tarjetas y no había forma de entrar.Tuve el honor de estar en el famoso equipo que hizo historia con aquella frase famosa "hai que roelo", pues hubo una jornada que estuvimos en cabeza de la 1ª división. Volví a casa y jugué una temporada en el Sestao de Gª de Andoin, la 68/69, retirándome del futbol profesional por razones laborales. En cuanto a anécdotas puedo contarte que jugando un partido en Ferrol (creo que era el Trofeo Chamorro), se dió la difícil circunstancia que los dos porteros del partido, Cabezudo en el Racing de Ferrol y yo, en el Pontevedra, éramos, no sólo del mismo pueblo, Sestao, sino de la misma calle y del mismo portal. Podría facilitarte alguna foto interesante, pero no sé cómo hacerlo, pues no tengo ni idea de los nuevos tecnicismos; ya me dirás tú si se te ocurre algo. De momento, es todo, un cariñoso saludo.

Al final me encontré con el y me cedió amablemente las fotografías para ilustrar un poco mejor esta entrada. Eskerrik asko Carmelo!
Podéis leer también una entrevista que le realice para la pagina: DESDEMIAREA.COM y una curiosa anécdota que le ocurrió con un portero contrario llamado Cabezudo en mi blog: ANECDOTARIO DE PORTERÍA

Fuentes: http://sestao.wordpress.com/ y la bendita hemeroteca de “El Mundo Deportivo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada