jueves, 24 de septiembre de 2009

POR AQUI NO PASA NADIE




Mientras recopilamos información, sobre porteros vascos que aun no hemos incluido en el blog (cada vez se complica un poco mas), os dejo un aperitivo, un articulo sobre los porteros del Athletic Club del libro de 1994, "Athletic Historia de una Afición" que publico el diario Marca en formato coleccionable y del que yo poseo una copia. Esta vez es solo de los porteros del Athletic, lo siento. Si queréis que incluya porteros o artículos sobre ellos, de otras provincias vascas no tenéis más que mandármelos o poneros en contacto conmigo por correo electrónico y gustosamente lo haré. Si tenéis comentarios o sugerencias, del mismo modo estaré encantado de atenderlas y que me ayudéis a confeccionar esta bitácora.




Pasemos al artículo de Marca:



LA CANTERA ROJIBLANCA HA "PRODUCIDO" UN GRAN NUMERO DE LOS MEJORES GUARDAMETAS ESPAÑOLES DE LA HISTORIA

El Athletic, club forjador de futbolistas de raza, destaca tanto por los goleadores que nutrieron sus filas, como por su facilidad para descubrir guardametas de excepción.


Las grandes actuaciones de los cancerberos Arana y Acha entre 1902 y 190 fueron el precedente de esa escuela de grandes porteros que ha sido el Athletic de Bilbao. Estos pioneros fueron seguidos por aquel portero con el que se ganaron tres Copas seguidas de 1914 a 1916: Ibarreche.

Y si los palos bilbaínas han estado siempre bien defendidos, en ciertas ocasiones era imposible defenderlos mejor de lo que estaban. Estamos hablando de esas temporadas en las que los aficionados bilbaínas vibraban viendo las espectaculares paradas de guardametas como Blasco, Lezama, Carmelo, Iribar o Zubizarreta. Cinco guardametas que durante algo más de cinco décadas se han ido pasando el testigo y que han dejado muy alto el pabellón de los porteros vascos.

CON BLASCO, LA LIGA

Blasco fue aquel gran portero del Athletic que junto a los Iralagorri, Gorostiza, Bata, Txirri y Lafuente consiguió la primera Liga para el Athletic, la 29-30. Grandes actuaciones de este cancerbero pudieron disfrutar los seguidores de los "leones" durante la década de los treinta.


"LEZAMADAS"

Pronto se tuvo que marchar a Inglaterra aquel chaval que provenía del Baracaldo. Con unos catorce años, y debido al estallido de la Guerra Civil, Raúl Pérez Lezama llego a las Islas Británicas. Fue allí donde le descubrieron sus cualidades de portero. El, como todos los chavales, quería ser delantero centro. Pero un día se lesiono el que jugaba como portero y se coloco Lezama bajo los palos. A partir de ese momento ya no pudo dejar ese puesto, estaba hecho para el.

La portería bilbaína ya tenía a otro gran guardameta para defenderla durante la década de los cuarenta. Cuando Lezama volvió a su tierra y empezó a jugar en el Athletic, trajo algunas innovaciones "a la británica", como el saque con la mano o el saque desde el suelo. En Bilbao empezaron a hacerse famosas las "lezamadas": hacia cosas que nunca un portero había realizado antes; al principio los aficionados se les antojaban como unas salidas de tono. "Se exagero bastante - recuerda el guardameta -. Lo que ocurría es que yo salía de pie muy lejos de la portería y a veces me equivocaba, aunque así salve muchos goles. Me lanzaba a despejar de puños diez o quince veces por partido..." Lezama estuvo diecisiete temporadas en el Athletic.




CARMELO UN "MURO"

"Algunos me llamaban asesino porque mordía. Incluso quizá porque llegue a lesionar a mis tres defensas en un solo partido ante el Betis. Mi único objetivo era hacerme con el balón a cualquier precio".


Son palabras de Carmelo Cedrun Ochandategui, ese gran antecesor de Iribar que definía de esa "peculiar" forma la garra con la que siempre salía a los terrenos de juego. Carmelo dejo muchas muestras de su garra, como aquella ocasión en la que llego a jugar cinco partidos seguidos con el dedo fracturado, y sin decir nada a nadie. Este portero disfrutaría con el Athletic grandes alegrías: cuatro Copas y una Liga.


"IRIBARMANIA"
Y si la década de los cincuenta vio un gran cancerbero bajo los palos bilbaínas, los años sesenta y setenta tuvieron el gran honor de disfrutar de uno de los mejores porteros que ha dado el futbol mundial: José Ángel Iribar Cortajarena. Llego este carismático guardameta al Athletic y trajo con el la "iribarmania". Los aficionados le admiraban como pocas veces se ha admirado a un jugador de futbol. Fue el mayor ídolo que ha pasado por San Mames un su historia.


DE ZUBI AL FUTURO

El mismo fue quien descubrió a su sucesor y le paso el testigo para que continuara la gran tradición cancerbero del Athletic.

Zubizarreta tuvo un gran maestro. Ambos pasaron un tiempo juntos en el mismo Athletic. Y aunque a Iribar le sustituyo Aguirreoa, el ídolo bilbaína traspaso toda su sabiduría a ese chaval tímido y corpulento al que se conocía por Zubi. El relevo para la década de los ochenta estaba asegurado. Y ahora en los noventa, la afición confía plenamente en las posibilidades del joven Valencia, actual portero de la selección sub-21.


Os recuerdo que el articulo es de 1994.


Fuente y fotos: Libro ATHLETIC ORGULLO DE UNA AFICION de Marca.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada