miércoles, 31 de octubre de 2012

FÉLIX SALVADOR GONZÁLEZ ROJO


La realidad -aunque triste- siempre supera a la ficción. La búsqueda desesperada de guardametas del País Vasco, me deja una historia descorazonadora. Un joven portero con toda la vida por delante que se ve truncada por la estupidez humana. Ahondando en hemerotecas no he podido saber mucho más de él, pero me gustaría que aquí se le hiciera un pequeño homenaje a su trayectoria como portero, mezclar política y deporte es una verdadera estupidez. 

Muchos fueron los llamados a filas para solventar una sangrienta e injusta guerra civil en la que al final no gano nadie, todos perdieron, como en la mayoría de ellas. Algunos pudieron exiliarse como futbolistas en Francia o en Hispanoamérica donde Argentina y México fueron los países que mas jugadores incorporaron en sus filas. Nuestro siguiente protagonista, o no pudo, o no le dio tiempo a salir del país.

FÉLIX SALVADOR GONZÁLEZ ROJO, nació en Rentería (Gipuzkoa), el 23 de junio de 1913.

Este guardameta fue conocido futbolísticamente como “Rojo·. De lo poco que entresacado de su peculiar historia, Rojo alterno la portería de la Real Sociedad con su trabajo de metalúrgico en una fabrica y también era afiliado a la UGT. Permaneció en la Real desde 1933 hasta 1936, disputando un total de 47 partidos con el equipo “txuriurdin”.

Alternó la titularidad con Tiburcio Beristain (tiene también su aparte en el blog) y si una vez jugaba uno, el siguiente partido se la arrebataba el otro. Esto nos dice mucho de la calidad como guardameta de Rojo, ya que Beristain fue un excepcional portero. La alineación a parte de los dos guardametas ya relatados la componían: Goyeneche, Arana, Ipiña, Labarta, Ayestaran, Ortega Salguero, Alcorta, Olivares, Amunarriz, Irastorza, Amunarriz, Labarta, Unzueta, Echaburu, entre otros.

Tenía una prometedora carrera como guardameta que truncó –como a tantos otros- la Guerra Civil Española. El parón de los equipos a consecuencia de la contienda dio pie a que muchos de estos jugadores no volvieran a ver un balón de fútbol.

En su condición de afiliado a la UGT cierto día durante la guerra fue detenido y llevado a la cárcel de Logroño, donde pasaría un tiempo y de aquí llegaría a la prisión de Ondarreta en San Sebastián, esto fue el 7 de febrero de 1938. Nunca saldría de su encierro, ya que fue fusilado el 18 de noviembre de 1939 a la injusta edad de 26 años.

No dispongo de datos para saber cuantos guardametas fueron fusilados durante la guerra, pero en este mismo blog esta la historia de Toralpy, otro cancerbero que fue fusilado durante la Guerra Civil.

EQUIPOS
  • Real Sociedad de San Sebastián, 1933/36


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada